De hospital de futuro a hospital colapsado…

Fructado Jiménez
Secretari general i delegat de la secció sindical d’USOC a l’Hospital Moisès Broggi

TRAS VEINTICINCO AÑOS de reivindicaciones y cinco más de obras, en febrero de 2010 se puso en marcha el tan deseado hospital comarcal de Sant Joan Despí, el Moisès Broggi. Nació como hospital de futuro para dar cobertura a los municipios del Baix Llobregat, con la esperanza de dar mayor calidad asistencial a esta población y descongestionar el colapsado Hospital de Bellvitge.

Todas esas buenas voluntades, todo ese optimismo de ver nacer, formar, progresar y afianzar un gran hospital, todo ese sueño se vio truncado con la reducción del gasto y el Real Decreto Ley 16/2012, que aplicó una serie de recortes en sanidad que afectó de pleno a la puesta en marcha de este centro. Esos efectos los hemos sentido y los seguimos sintiendo.

Es un hospital que tiene una estructura de plantilla todavía por definir, con una mayoría de personal eventual y de jornadas parciales. Es un hospital que por falta de recursos y personal se ve obligado a cerrar unidades de hospitalización, lo cual hace que Urgencias se colapse por tener que atender las urgencias del día a día más los pacientes que siguen en allí por no poder ingresar. Esto hace que el personal, en este caso personal asistencial de urgencia, esté al borde del colapso y trabajando bajo unas condiciones de estrés y cargas de trabajo que en pocos centros se sufren.

Sin ir más lejos a principios de este verano, mes de julio para ser más exactos, se hizo una nota de prensa en la que se denunciaba la situación de “colapso permanente” que se vivía en el centro, dando a conocer el cierre previsto por la dirección del centro de 68 camas, lo cual hace que la calidad asistencial esté en condiciones ínfimas, teniendo que asistir a los enfermos en las pasillos sin ninguna intimidad.

A este cierre se suma que el personal de nueva incorporación que empieza a trabajar en estas condiciones no aguanta la presión y prefiere cambiar de centro, lo cual ha hecho de este verano un auténtico suplicio.

¿Cuál ha sido la respuesta a nuestras criticas? Pues que la dirección es conocedora del problema y que están poniendo todos los medios para solucionarlo. A día de hoy, todavía seguimos igual.

¿Cómo se gestiona y se puede llevar a cabo el trabajo del día a día? Gracias a la calidad y trato humano que da todo el personal asistencial, algo que agradecen todos los usuarios y que los gestores del centro o no saben ver o no les importa porque solo saben ver estadísticas, presupuestos y números.